Ir al contenido principal

El erotismo de enamorarse de los libros....

Enamorarme de los libros* es abandonarme a una relación del más intenso erotismo con ella, la misteriosa, esquiva, coqueta, a veces elusiva y a veces generosa, a veces sagrada y a veces profana dama llamada La lectura

Enamorarme de los libros es identificarlos, buscarlos, perseguirlos, acosarlos, asediarlos hasta arrinconarlos para que al final caigan en mis manos, rendidos, exhaustos, vulnerables sin remedio, para aceptar ser violentados y ultrajados, rasgándoles esas vestiduras trasparentes que los cubren cuando vírgenes, que los encierran y no permiten examinarlos en su maravillosa desnudez de encendidas tapas, para abrir de par en par esos muslos, para separar esas nalgas y revelar su escondida joya: las cremosas hojas tejidas de signos negros que en su trama son una forma de excitación mayor que las medias caladas de una femme fatal

Enamorarme de los libros es dejarme seducir por su olor, por la tinta, el papel, la cubierta y el lomo; es rendirme al canto de las sirenas que vive dentro de ellos y que permite perderme en los abismos de su cataclísmico ulular, con la certeza de que ellos me llevaran, a la vez, al éxtasis y al Infierno. 

Enamorarme de los libros es también cambiar de roles, es jugar el rol pasivo, dejarme seducir de ellos, permitir que sus palabras me hagan guiños como ojos avizores, que me echen piropos para que me atreva a reparar en ellos, voltear la mirada y encontrar sus rostros de gitanas seductoras, de títulos e ilustraciones en sus carátulas, que son la antesala para descubrir el secreto y misterioso cuerpo escondido detrás de ellas. 

Enamorarme de los libros es hacer el amor con ellos, a veces de manera tierna y apasionada, a veces de forma violenta, a sabiendas que hay un interdicto que me aleja y previene de meterme con ellos y a la vez, que existe en mi un deseo incontrolable de transgredir la norma, de cruzar la raya y decir sí, lo quiero hacer, de manera consciente, soberana y absoluta: te quiero leer, te quiero abrir como una flor, te quiero explorar, escudriñar, fisgonear y meterme entre tus líneas, entre tus palabras, entre tus escenas, entre tus velos y encajes para descifrar todo el enigma que encierras. 

Enamorarme de los libros es reñir con ellos, cuestionarlos, celarlos, espiarlos, perseguirlos, exigirles y demandarles fidelidad a mis estantes, a mis repisas; es levantar el grito, lanzarles un improperio, cuando veo que se han deslizado fuera de su lugar, que se han ido con otras manos furtivas de ladroncitos  abusadores de los que se han dejado seducir para luego ser, vendidos o violados, en una infame trata de libros.

Enamorarme de los libros, cuando digitales, es entrar en una erótica relación virtual con ellos, su no presencia física me permite leerlos sin que importe dónde estoy, si vestido o desnudo, si de pie o acostado, sin importar qué hago mientras los leo, o si les soy infiel y leo dos o tres o cuatro al tiempo; enamorarme de los libros digitales es volverme codicioso, acaparar, como un sultán en su harén, como un pachá en el gineceo  y vanagloriarme que en mi tableta acaparo, mil, dos mil o cien mil libros, sin importar que haya algunos sobre los cuales jamás posaré mis ojos, pero sin renunciar nunca a ellos. 

Enamorarme de los libros es tolerarles sus erratas, pasar por alto sus gazapos, hacer la cara a un lado cuando falta una hoja o están adosadas dos de ellas; esas imperfecciones los hacen más bellos, más cercanos a mi imperfecta personalidad.

Enamorarme de los libros es dejarme asfixiar por ellos, deliciosa y lujuriosamente, en los momentos de mayor excitación de la lectura, es experimentar la petite mort, el clímax, que me hace consciente de mi propia muerte, que me recuerda que soy humano, no bestia, porque tengo conciencia de mi muerte; que me grita que estoy vivo y que a la vez llegaré, de pequeña muerte en pequeña muerte, de lectura en lectura, a la Gran Muerte.

En fin, enamorarme de los libros, es aceptar entrar en el juego de explorar las psicopatías, desviaciones, inclinaciones, aberraciones y variaciones que ellos me ofrecen en sus heterogéneas temáticas; al fin y al cabo, el éxtasis y el placer no está en caer en la rutina y la «normalidad» sino en cruzar la raya, transgredir lo prohibido, atreverme a explorar el tabú y regodearme en el hedonismo más exacerbado: el placer del texto.  

El haberme enamorado de los libros ha sido mi salvación y mi perdición. ¡El libro es grande!


Philip Potdevin, 


* a propósito de la pregunta realizada por los organizadores de la VI Feria del Libro de Manizales, que se celebra del 8 al 12 de septiembre de 2015, sobre el tema "¿Qué es enamorarte de los libros?"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Epitafio, el célebre poema de Yannis Ritsos, versión completa en español

Ritsos (1909-1990) es un poeta comprometido con el ser humano, atemporal y eterno. Está del lado de los que sufren, de los vencidos, los oprimidos, los ignorados. Entre su vastísima obra, de más de sesenta volúmenes, se erigen, como faros, poemas como el famoso Epitafio de 1936, Romiosini (Grecidad), y un conjunto de soliloquios dramáticos entre los cuales se cuentan Ismenia, Ayax, Crisótemis, Casa Muerta y Sonata de Claro de Luna . Epitafio , del griego Ἐ πιτάφιος que significa “lamento en la tumba”, es un himno a la vida, al amor materno y a la vez, es un himno a la rebeldía. Ritsos lo escribió en Tesalónica, poco después de una manifestación estudiantil contra el gobierno derechista de Metaxás, en la que asesinaron a varios estudiantes. Un fotógrafo, captó para la posteridad la desgarradora imagen de una madre, hincada al lado del cadáver de su hijo, llorando su desgracia. Ritsos al ver la foto, se encerró a escribir y a los pocos días produj

Entre la Transgresión y la Elevación

  En este breve ciclo leeremos cuatro maravillosas novelas que exploran diferente facetas del sentimiento más íntimamente humano. 🟠 20 de mayo: Historia del ojo de Georges Bataille 🟠 27 de mayo: La casa de las bellas durmientes de Yasunari Kawabata 🟠 3 de junio: Muerte en Venecia de Thomas Mann 🟠 10 de junio: Las edades de Lulú de Almudena Grandes El erotismo no requiere definiciones: se palpa, se intuye, se vive. La literatura siempre ha encontrado un lugar para desarrollar la condición erótica del ser humano. Bien sea desde un perspectiva de enfrentarse a la prohibición con el consecuente deseo de transgredir esa norma o como el experimentar la posibilidad de una elevación hacia lo inefable, lo inalcanzable, lo trascendente. ¿🎁 Quieres participar en el próximo Ciclo de Lecturas Compartdias: "Entre la Transgresión y la Elevación: 4 Novelas Eróticas"? Preinscripción: https://mailchi.mp/50c8afc3955a/entre-la-trasgresion-y-la-elevacion #literatura #literaturaerotica #lit

Cinco relatos eróticos de cinco jóvenes autoras - Primera entrega

A continuación, el primero de cinco relatos producidos en la clase de Creación de Narrativa Erótica del programa de pregrado en Creación Narrativa en la Universidad Central, Bogotá, en mayo del 2016. Cautiva Ruth Marina Tinoco Ferreira Estudiante de quinto semestre. Hace frío y huele a tierra mojada, a café recién hecho, a madera podrida. No sé qué día es ni qué hora es, pero la luna llena se asoma por la claraboya una vez más; según los palitos en mi pared, esta es la décima segunda vez que la veo aparecer en este tiempo. Tal vez lleve aquí menos de lo que parece porque él no ha venido de nuevo a verme, y debería venir, sobre todo ahora que intento cubrirme con la cobija gris de lana gastada que me dejó tirada en el suelo junto a otras cosas que cree importantes: cepillo de dientes, crema dental, jabón, toalla, una bata de seda blanca, tacones negros altos y unos diminutos vestidos que hacen mi piel de gallina. Se baja la pequeña ventana de la esquina que est