Ir al contenido principal

La literatura de viajes como modelo y guía para el escritor

En los últimos años he descubierto el vasto universo de la literatura de viajes. Si bien ella siempre ha estado allí, mi curiosidad, tan inquieta por los mundos narrados no había dado tregua para concederme el permiso para asomarme a este género de manera seria y consistente. El libro que me abrió este mundo es Stones of Aran: Pilgrimage del inglés Tim Robinson. Esta obra se ocupa, en una densa, meticulosa y preciosa prosa, de describir los accidentes geográficos del contorno de la mayor de unas islas en la bahía de Galway, en Irlanda, donde Europa deja de ser Europa y mira a lo lejos al continente americano.


Parecería absurdo o innecesario dedicar más de trescientas páginas de abigarrada prosa para describir únicamente el agreste litoral de Inis Mor, que a pesar de ser la mayor de las tres islas de Aran su área cuadrada apenas alcanza los treinta y dos kilómetros cuadrados. Sin embargo, el libro no se limita a una descripción fría de los accidentes geográficos del perímetro de la isla. Robinson usa esta aproximación propia del cartógrafo para hacer una historia del lugar, de las civilizaciones que lo han poblado, de las vicisitudes vividas por sus habitantes a merced de un clima nada benigno. Es su versatilidad para pasar de la geografía a lo humano y a lo histórico lo que hace el libro ameno y asombroso. Por ello, al terminar Pilgrimage uno queda con la misma satisfacción experimentada tras una excelente cena donde aún hay campo suficiente para el postre. La sobremesa está comprendida en un segundo libro del mismo autor, llamado Stones of Aran Laberynth, igual de extenso y bien escrito como el primero que se ocupa ya no del litoral de la isla sino del interior de la misma.

Robinson además de ser un geógrafo y experto en cartografía, es un formidable escritor que tiene la cualidad esencial de todo escritor, no solo el cronista de viajes, la capacidad de observación, de ir al detalle, de encontrar historias a partir de la información más sencilla o mínima posible.

Las islas de Aran, además de contar con los acantilados más impresionantes de la geografía global, es una isla riquísima en historia celta, cristiana y llena de mitos y leyendas, los elementos suficientes para que Robinson pueda elaborar esos dos volúmenes que tienen la capacidad de enganchar a cualquiera en el género si es que ya no es un adicto al mismo.

Recuerdo, que de allí pasé a un hito de la literatura de viajes: En la Patagonia, de Bruce Chatwin y ya no fue necesario más para declararme un lector aplicado y, a la vez, aprendiz de escritor de la literatura de viajes. Chatwin logra, a partir de los fugaces encuentros con los habitantes de la Patagonia, describir la esencia de ellos con una capacidad de síntesis, de aguda observación que logra plasmar de la manera más casual y desprevenida posible.

De allí en adelante fue redescubrir un libro pasado por alto hace veinte años, Danubio, del italiano Claudio Magris, que narra la historia del Danubio desde su nacimiento en la Selva Negra hasta su desembocadura en el Mar Negro, y luego otro, otro y otro.

Por estos días he descubierto una maravillosa colección de pequeños libros sobre literatura de viajes. Se trata de la Pequeña Biblioteca Gadir, Ítacas que incluye: de Stendhal, El síndrome del viajero: Diario de Florencia; de Victor Hugo, Elogio de París; de Vicente Blasco Ibáñez, China; de Flaubert, El Nilo, Cartas de Egipto; de Melville, Viajar y de Suso Mourelo, Donde mueren los dioses, viaje por el alma y por la piel de México. Igualmente en Gadir pero por fuera de la colección Ítacas, de Dickens, El viajero sin propósito.

En cada uno de estos brevísimos libros se constata lo que ya todos sabemos. Que el escritor de ficciones es, por lo general, un excelente observador en sus viajes y que tiene la capacidad de extraer la quintaesencia de lo que muchos viajantes pasan por alto sin siquiera posar sus ojos por unos instantes. Trátese de lugares inhóspitos, de habitantes, de museos o de costumbres, el maestro de la escritura se distingue por su finísima agudeza visual y perceptiva, y por su capacidad de convertir en literatura lo que para otros no pasa de ser apuntes de viaje.

Por ello, si bien parezca innecesario decirlo, un ejercicio obligado de todo escritor que desee madurar y perfeccionar su estilo, es el de atreverse a escribir sobre las impresiones que le generan sus viajes, así no sea con el propósito de publicar más adelante esos ejercicios. Y para el lector llano, qué mejor que el doble deleite de una inmersión en un libro de viajes: el compartir las experiencias del autor y el deleitarse con la prosa y el estilo de este último.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Epitafio, el célebre poema de Yannis Ritsos, versión completa en español

Ritsos (1909-1990) es un poeta comprometido con el ser humano, atemporal y eterno. Está del lado de los que sufren, de los vencidos, los oprimidos, los ignorados. Entre su vastísima obra, de más de sesenta volúmenes, se erigen, como faros, poemas como el famoso Epitafio de 1936, Romiosini (Grecidad), y un conjunto de soliloquios dramáticos entre los cuales se cuentan Ismenia, Ayax, Crisótemis, Casa Muerta y Sonata de Claro de Luna . Epitafio , del griego Ἐ πιτάφιος que significa “lamento en la tumba”, es un himno a la vida, al amor materno y a la vez, es un himno a la rebeldía. Ritsos lo escribió en Tesalónica, poco después de una manifestación estudiantil contra el gobierno derechista de Metaxás, en la que asesinaron a varios estudiantes. Un fotógrafo, captó para la posteridad la desgarradora imagen de una madre, hincada al lado del cadáver de su hijo, llorando su desgracia. Ritsos al ver la foto, se encerró a escribir y a los pocos días produj

Entre la Transgresión y la Elevación

  En este breve ciclo leeremos cuatro maravillosas novelas que exploran diferente facetas del sentimiento más íntimamente humano. 🟠 20 de mayo: Historia del ojo de Georges Bataille 🟠 27 de mayo: La casa de las bellas durmientes de Yasunari Kawabata 🟠 3 de junio: Muerte en Venecia de Thomas Mann 🟠 10 de junio: Las edades de Lulú de Almudena Grandes El erotismo no requiere definiciones: se palpa, se intuye, se vive. La literatura siempre ha encontrado un lugar para desarrollar la condición erótica del ser humano. Bien sea desde un perspectiva de enfrentarse a la prohibición con el consecuente deseo de transgredir esa norma o como el experimentar la posibilidad de una elevación hacia lo inefable, lo inalcanzable, lo trascendente. ¿🎁 Quieres participar en el próximo Ciclo de Lecturas Compartdias: "Entre la Transgresión y la Elevación: 4 Novelas Eróticas"? Preinscripción: https://mailchi.mp/50c8afc3955a/entre-la-trasgresion-y-la-elevacion #literatura #literaturaerotica #lit

Cinco relatos eróticos de cinco jóvenes autoras - Primera entrega

A continuación, el primero de cinco relatos producidos en la clase de Creación de Narrativa Erótica del programa de pregrado en Creación Narrativa en la Universidad Central, Bogotá, en mayo del 2016. Cautiva Ruth Marina Tinoco Ferreira Estudiante de quinto semestre. Hace frío y huele a tierra mojada, a café recién hecho, a madera podrida. No sé qué día es ni qué hora es, pero la luna llena se asoma por la claraboya una vez más; según los palitos en mi pared, esta es la décima segunda vez que la veo aparecer en este tiempo. Tal vez lleve aquí menos de lo que parece porque él no ha venido de nuevo a verme, y debería venir, sobre todo ahora que intento cubrirme con la cobija gris de lana gastada que me dejó tirada en el suelo junto a otras cosas que cree importantes: cepillo de dientes, crema dental, jabón, toalla, una bata de seda blanca, tacones negros altos y unos diminutos vestidos que hacen mi piel de gallina. Se baja la pequeña ventana de la esquina que est