Ir al contenido principal

Pablo Montoya presentó su libro de poemas en prosa Programa de Mano

Pablo Montoya es un escritor que se reinventa en cada obra. Su prolífica producción no descuida la preciosa calidad de su trabajo. Sus temas e intereses son amplios y profundos, con una inclinada predilección por lo sofisticado, lo elaborado, en la música, la historia, el arte… 

Montoya estudió en la Escuela Superior de Música de Tunja. Fue flautista en varias orquestas del país. También estudio Filosofía y Letras en la Universidad Santo Tomás. Es doctor en Estudios Hispánicos de la Nueva Sorbona-Paris 3. Actualmente es profesor de la Universidad de Antioquia. Algunos de sus libros de ficción han sido merecedores de premios y reconocimientos: entre ellos se encuentran el libro El beso de la noche (beca de creación de la Alcaldía de Antioquia), 2007), Requiem por un fantasma (premio de cuento de la Alcaldía de Medellínn, 2005) y Habitantes (premio de Autores antioqueño, 2000). Entre sus libros de prosa, poética se encuentran Sólo una luz de agua: Francisco de Asís y Gioto (2009), Cuaderno de París (2007), Trazos (2007) y Viajeros (1999), beca para escritores extranjeros, Centro Nacional del Libro de Francia. Su última novela Los derrotados fue publicada por Silaba editores en el el 2012. Está por aparecer en Random House su nueva novela, que gira en torno a la vida de tres pintores protestantes franceses no muy conocidos: Jacques Le Moyne, François Dubois y Théodore de Bry del siglo XVI. Una novela que indaga en las tortuosas relaciones entre pintura, grandes viajes y profundos traumas sociales.

A continuación cuatro textos extraídos del libro Programa de Mano:




Piazzola

En dónde buscar los desaparecidos. En cuál de las plazas de Buenos Aires podrían dar recado de su rastro. Bajo uno de los grandes gomeros habrán de decir alguna cosa. En el follaje de los palos borrachos tal vez se hable de una niña perdida. Y estará extraviada la búsqueda de quien va persiguiendo espectros tras las esquinas numerosas. Y más aún en estas calles que son tan rectas como una pesadilla. O en esas tipas espléndidas que parecen como si un dios olvidadizo las hubiera acabado de pintar. Un bandoneón suena en algún lado. Mientras camino por las orillas del cauce que tiene color de los metales fundidos. El viento es tórrido. La humedad rememora las grandes selvas que rodean esta agua amnésica. Las notas del bandoneón, tan largas como el pensamiento que ha recorrido, se unen poco a poco a un violín o un piano. Toda ciudad es una llaga, lo sé. Y los aviones, que cruzan el cielo, buscan el río moribundo.

Ginastera


La pampa es una palabra que todo lo nombra. Un eco de confrontaciones entre bárbaros y civilizados. Tierras desprovistas de árboles y colinas. Amaneceres que remiten a la embriaguez expansiva de un dios infantil. Sus hombres que aman el trabajo y el valor. Y las mujeres fieles y las nostalgias provocadas por los atardeceres. Cuántas veces me he recostado ene sta pampa hecha de timbales, cornos y contrabajos en crescendo. Praderas que se parecen al pedazo de cuchillo que un muchacho blanco, vuelto indio durante años, encontró en un resquicio de su casa no olvidada. Cuántas veces imaginé llanuras sin límite en las cuerdas del violín. Las vacadas cruzando la distante prolongación de las gramíneas. Pero hay algo en esto forzadamente grandioso, Los matices nacionalistas. La rimbombancia patriótica. Esa pretensión de hallar una identidad que poco se aviene con la tierra cuando el hombre es apenas un esbozo sobre ella. Cómo sería la pampa sin los hombres. ¿Las noches sin que los ojos de nadie puedan contemplarlas? Prefiero acomodarme en el sillón. Aquí en esta chimenea de Envigado. Y escuchar la Canción al árbol del olvido. Sentirme protegido en su desposeimiento. Sabiendo que la ausencia del amor es más perenne que cualquier celebración telúrica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Epitafio, el célebre poema de Yannis Ritsos, versión completa en español

Ritsos (1909-1990) es un poeta comprometido con el ser humano, atemporal y eterno. Está del lado de los que sufren, de los vencidos, los oprimidos, los ignorados. Entre su vastísima obra, de más de sesenta volúmenes, se erigen, como faros, poemas como el famoso Epitafio de 1936, Romiosini (Grecidad), y un conjunto de soliloquios dramáticos entre los cuales se cuentan Ismenia, Ayax, Crisótemis, Casa Muerta y Sonata de Claro de Luna . Epitafio , del griego Ἐ πιτάφιος que significa “lamento en la tumba”, es un himno a la vida, al amor materno y a la vez, es un himno a la rebeldía. Ritsos lo escribió en Tesalónica, poco después de una manifestación estudiantil contra el gobierno derechista de Metaxás, en la que asesinaron a varios estudiantes. Un fotógrafo, captó para la posteridad la desgarradora imagen de una madre, hincada al lado del cadáver de su hijo, llorando su desgracia. Ritsos al ver la foto, se encerró a escribir y a los pocos días produj

Entre la Transgresión y la Elevación

  En este breve ciclo leeremos cuatro maravillosas novelas que exploran diferente facetas del sentimiento más íntimamente humano. 🟠 20 de mayo: Historia del ojo de Georges Bataille 🟠 27 de mayo: La casa de las bellas durmientes de Yasunari Kawabata 🟠 3 de junio: Muerte en Venecia de Thomas Mann 🟠 10 de junio: Las edades de Lulú de Almudena Grandes El erotismo no requiere definiciones: se palpa, se intuye, se vive. La literatura siempre ha encontrado un lugar para desarrollar la condición erótica del ser humano. Bien sea desde un perspectiva de enfrentarse a la prohibición con el consecuente deseo de transgredir esa norma o como el experimentar la posibilidad de una elevación hacia lo inefable, lo inalcanzable, lo trascendente. ¿🎁 Quieres participar en el próximo Ciclo de Lecturas Compartdias: "Entre la Transgresión y la Elevación: 4 Novelas Eróticas"? Preinscripción: https://mailchi.mp/50c8afc3955a/entre-la-trasgresion-y-la-elevacion #literatura #literaturaerotica #lit

Cinco relatos eróticos de cinco jóvenes autoras - Primera entrega

A continuación, el primero de cinco relatos producidos en la clase de Creación de Narrativa Erótica del programa de pregrado en Creación Narrativa en la Universidad Central, Bogotá, en mayo del 2016. Cautiva Ruth Marina Tinoco Ferreira Estudiante de quinto semestre. Hace frío y huele a tierra mojada, a café recién hecho, a madera podrida. No sé qué día es ni qué hora es, pero la luna llena se asoma por la claraboya una vez más; según los palitos en mi pared, esta es la décima segunda vez que la veo aparecer en este tiempo. Tal vez lleve aquí menos de lo que parece porque él no ha venido de nuevo a verme, y debería venir, sobre todo ahora que intento cubrirme con la cobija gris de lana gastada que me dejó tirada en el suelo junto a otras cosas que cree importantes: cepillo de dientes, crema dental, jabón, toalla, una bata de seda blanca, tacones negros altos y unos diminutos vestidos que hacen mi piel de gallina. Se baja la pequeña ventana de la esquina que est