Ir al contenido principal

Arqueología de lo invisible - Recordando a Henry Luque Muñoz

Imposible olvidar al amigo, al poeta, al infatigable orfebre de la palabra. Parece que fue ayer, que se marchó y nos dejó una obra espléndida, un vacío insuperable y el recuerdo de mil momentos compartidos en torno a la poesía, sus viajes por Rusia en compañía de Sarita, los vodkas preparados, las cenas opíparas y tantos detalles más. 

El poema que sigue, es un escalofriante anticipo de lo que pronto sería la sorpresiva noticia de su muerte. Una partida tan apresurada como inaudita. Pertenece a su último libro de poesía Arqueología de Silencio, del que fui testigo, en calidad de editor, de su obsesivo trabajo para bordear la perfección del verso y del poema en su conjunto.






Arqueología de lo invisible
por Henry Luque Muñoz


Vosotros, los que con excesiva pasión
os habéis afligido, os quedaréis aquí,
John Keats.

¡Ah, qué dulce es beber así las copas del olvido!
Friederich Hölderlin


Fui ganado por la rigidez definitiva.
Al regreso de sucesivas penurias
me tocó en suerte aquel ataúd en ruina,
bajo el atroz designio de los faraones de turno.
Ahora mi paladar sólo conoce
el apetito de un sosiego imposible.
Ante el trabajo diligente del acallamiento
y el empeño de mis maestros,
mis mandíbulas
constituyen su mueca perpetua:
un gesto desnudo y la simpatía de la nada.

Nadie duerme en esta región
de nocturnas trasparencia
donde los espejos reflejan
el olor de lo inconcebible.
Todo fue construido
a imagen y semejanza del olvido:
hasta el fino mármol,
cautivo en su reposada y lisa hermosura,
advierte la inutilidad de su arrogancia.
Cada hombre es un monólogo,
cada voz musita un idioma de jeroglifos.

Alcanzada la pasión inmóvil
descubrí que las naves del Diluvio
yacen bajo el óxido del esqueleto.
En mis cuencas late un corazón de lobo
mordido por la luna.
¿Serán mis huesos arena reencarnada?
¿Serán desierto erguido que camina?

Por lustrosos laberintos
fantasmas exhiben su túnica
bordada con hilos de lo insomne.
En grutas selladas de roca sensitiva
un cazador estampó sobre la piel rupestre
trazos infinitos con un rouge de mujer.
¿Y aquellas figuras combadas
en su arcana tristeza?
Antiguas celebridades de polvorienta altivez
pasean su semblante hierático:
avanza deprisa, huyendo del remordimiento;
en el dedo corazón exhiben diamantes roñidos por la polilla.

Aquí los pétalos son hueso,
las estrellas sangran,
la noche es un clamor de uñas,
el amor una hiena que se alimenta de jazmines.

En el inexistente atardecer
de un tiempo plano,
hasta lo consuelos de la memoria
tendí mi puente levadizo,
auxiliado por las blancas arañas
que tejieron su red en mis coyunturas.
Mi consuelo será regresar ungido
con la gracia de los fantasmas.
¿En qué mundo peregrinará ella
con sus piernas siderales,
sus pechos, planetas en delirio?
¿En qué país o cuerpo habrá edificado
un húmedo designio,
su lengua que arroja llamas
como el dragón real?
En cofres guardé las caricias,
En sarcófago de violetas,
Para siempre su sombra,
Para siempre su acallamiento líquido.

¡Oh, si lograra abandonar este reino cóncavo
para reencarnar en el fuego
hasta abrasarla por dentro!

De barro se hizo esta menoría que tanto amó,
Estrella errante abrazadas a su otra estrella.

No logro acallar en mi cráneo
Una procesión de preguntas:
¿Quién desde el nacimiento
sepultó una daga en mi corazón?
¿Desde qué letal teoría
me obligaron a usar por escudo
una herida abierta?
¿Quién me atará
a la cola de un caballo desbocado
por cementerios de relámpagos
y milenarias órbitas de espinas?

Ahora mi soledad apesta
en los reinos de Hades,
mi desdicha
es gangrena repudiada por las moscas,
mi silencio un ladrido que se abraza
a la lujuria rota.
Oigo encanecer los buitres.
Ahora mi profesión es el desvelo,
con pañuelos de muerta lustro mi catacumba.
La adorada luna de antaño yace entre el fango
pisoteada por los puercos.
Ahora soy
el navío furtivo de los ahogados del mundo,
mi aposento
es un sarcófago de clavos que arden,
mi cena un plato de nubes cancerosas,
mi amante una losa desnuda.

Aquí soy anterior al tiempo,
puedo iluminar mi plática
con edades hundidas por el viento,
aconsejarme
con la carroña del mamut
y del tigre marsupial,
puedo abrazar a la doncella babilonia.

Aquí las mariposas vuelan hacia atrás,
la luz yace cautiva,
sellada entre maldiciones.
en el lomo del misterio cabalgamos
hasta la jungla que se oculta
en los colmillos del leopardo.

Felicidad, mueca del vacío,
Ardor, gélido suspiro de la nada.

Ahora la noche cabe en las silenciosas
Fronteras de un cáliz.

Aquí, bajo un lento despojo,
Las mujeres comidas por el polvo
Sueñan tejer y destejer
El lienzo radiante de sus virginidades sucesivas.
A nadie le será concedido el retorno.
Un guardián vestido de faraón,
armado de una flecha
capaz de atravesar la pulpa de lo invisible
impedirá vernos huidos.

Aquí, el Príncipe,
nacido bajo el signo de la luna negra,
despliega una mirada que oscurece los cielos:
con el Rey del Absoluto
se juega a los naipes la eternidad.

Nos prometieron un designio
y veo a los mansos y a los justos pudrirse
como perros aquejados de lepra secular.
Introduje mi mano en sus cuerpos,
sin jamás hallarles el alma.
¿Y los ídolos?
Aquí orondos vegetan,
el remordimiento les importa tanto
como estiércol de la nada.

La procesión de decapitados
peregrina por estos valles del embrujo,
lo impregna todo de lamentos
mientras arriba,
en las comarcas del respiro,
sus matadores,
bajo la aureola del aplauso,
desfilan airosos con paso marcial.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Epitafio, el célebre poema de Yannis Ritsos, versión completa en español

Ritsos (1909-1990) es un poeta comprometido con el ser humano, atemporal y eterno. Está del lado de los que sufren, de los vencidos, los oprimidos, los ignorados. Entre su vastísima obra, de más de sesenta volúmenes, se erigen, como faros, poemas como el famoso Epitafio de 1936, Romiosini (Grecidad), y un conjunto de soliloquios dramáticos entre los cuales se cuentan Ismenia, Ayax, Crisótemis, Casa Muerta y Sonata de Claro de Luna . Epitafio , del griego Ἐ πιτάφιος que significa “lamento en la tumba”, es un himno a la vida, al amor materno y a la vez, es un himno a la rebeldía. Ritsos lo escribió en Tesalónica, poco después de una manifestación estudiantil contra el gobierno derechista de Metaxás, en la que asesinaron a varios estudiantes. Un fotógrafo, captó para la posteridad la desgarradora imagen de una madre, hincada al lado del cadáver de su hijo, llorando su desgracia. Ritsos al ver la foto, se encerró a escribir y a los pocos días produj

Entre la Transgresión y la Elevación

  En este breve ciclo leeremos cuatro maravillosas novelas que exploran diferente facetas del sentimiento más íntimamente humano. 🟠 20 de mayo: Historia del ojo de Georges Bataille 🟠 27 de mayo: La casa de las bellas durmientes de Yasunari Kawabata 🟠 3 de junio: Muerte en Venecia de Thomas Mann 🟠 10 de junio: Las edades de Lulú de Almudena Grandes El erotismo no requiere definiciones: se palpa, se intuye, se vive. La literatura siempre ha encontrado un lugar para desarrollar la condición erótica del ser humano. Bien sea desde un perspectiva de enfrentarse a la prohibición con el consecuente deseo de transgredir esa norma o como el experimentar la posibilidad de una elevación hacia lo inefable, lo inalcanzable, lo trascendente. ¿🎁 Quieres participar en el próximo Ciclo de Lecturas Compartdias: "Entre la Transgresión y la Elevación: 4 Novelas Eróticas"? Preinscripción: https://mailchi.mp/50c8afc3955a/entre-la-trasgresion-y-la-elevacion #literatura #literaturaerotica #lit

Cinco relatos eróticos de cinco jóvenes autoras - Primera entrega

A continuación, el primero de cinco relatos producidos en la clase de Creación de Narrativa Erótica del programa de pregrado en Creación Narrativa en la Universidad Central, Bogotá, en mayo del 2016. Cautiva Ruth Marina Tinoco Ferreira Estudiante de quinto semestre. Hace frío y huele a tierra mojada, a café recién hecho, a madera podrida. No sé qué día es ni qué hora es, pero la luna llena se asoma por la claraboya una vez más; según los palitos en mi pared, esta es la décima segunda vez que la veo aparecer en este tiempo. Tal vez lleve aquí menos de lo que parece porque él no ha venido de nuevo a verme, y debería venir, sobre todo ahora que intento cubrirme con la cobija gris de lana gastada que me dejó tirada en el suelo junto a otras cosas que cree importantes: cepillo de dientes, crema dental, jabón, toalla, una bata de seda blanca, tacones negros altos y unos diminutos vestidos que hacen mi piel de gallina. Se baja la pequeña ventana de la esquina que est