Ir al contenido principal

Carta abierta a los jóvenes de San Benito Abad, Sucre


Jóvenes del grupo de lectura de San Benito Abad que orienta Óscar López




Apreciados jóvenes: escribo estas líneas sin conocerlos y sabiendo poco, demasiado poco de ustedes. Tenemos un amigo en común: Óscar López, a quien tampoco conozco pero es amigo mío y por quien hago votos por su total recuperación por los quebrantos de salud que me ha compartido. De ustedes sé, pues Óscar lo ha confesado, que les gusta la literatura; algunos escriben y casi todos leen. ¡Qué maravilla! Eso me ha llenado de emoción; de una profunda emoción que me ha impulsado a compartir con ustedes estas líneas y una parte importante de mi obra; creo que no puede haber mejor destino, en el país, para esos libros que la Biblioteca que frecuentan en torno a Óscar y el grupo que dirige y del que hacen parte, y si no me equivoco, se llama El santísimo.
Fachada de la Biblioteca Pública Municipal de San Benito Abad, Sucre



Y me he emocionado mucho pues sé que hoy día la lectura no es la primera opción de la juventud, y debería serlo. Ya sé que puede sonar a sermoneo la admonición que hacen los mayores sobre la importancia de leer, de leer a los maestros, a los clásicos, a aquellos que nos señalan el camino para amar la literatura y también a leer, escribir y reflexionar de manera cada vez más profunda, más auténtica y más personal. Por ello celebro que se reúnan una vez al mes bajo la orientación y sapiencia de Óscar, su acompañante en esta maravilloso periplo; de esa forma, ustedes amplían su universo, su cosmovisión. Querrán saber: a pesar de que mi nombre y apellido suenen extranjeros soy colombiano, orgullosamente colombiano, como ustedes, —mi abuelo llegó de Alemania hace cien años—. Cuando tenía quince años, quizás antes, descubrí la literatura y mi vida se transformó. Leí, podría decir, devoré, la obra de Vargas Llosa, Cortázar, Rulfo, Fuentes, Borges, Lezama Lima y muchos otros latinoamericanos, pero también, e importantísimo, a colombianos como García Márquez, Mutis, Espinosa, Rivera, Isaacs, Gómez Valderrama. de Greiff; y también a los europeos y norteamericanos, Kafka, Faulkneer, Mann, Hesse, etc. Nunca tuve un maestro, un guía, como el que tiene ustedes ahora; me llevan una ventaja, maravillosa, aprovéchenla, a veces el viaje en solitario es más tortuoso.
Y para aquellos que sienten inclinación por escribir, por favor: ¡háganlo! No lo duden un instante. Escriban, escriban mucho: diarios, cartas, reflexiones, poemas, crónicas, cuentos, ensayos, novelas. No dejen de escribir. Este es un oficio que se aprende leyendo y escribiendo; de manera abundante pero también esmerada; y repito: los mejores maestros son los clásicos, los antiguos y los contemporáneos. Con ellos uno nunca se equivoca. También hay maestros que presencialmente ayudan, y bastante, a perfeccionar la escritura. Aprovechen todos los recursos a su disposición. No se requiere ir a grandes universidades o escuelas para aprender a escribir: la prueba está por doquier o si no miren quiénes son los mejores escritores colombianos y cómo aprendieron: ¡en el oficio!
Sea cual sea su relación con la literatura, como lectores o como escritores, en ella tendrán siempre una amiga leal; una maestra incansable, una compañera desinteresada, siempre dispuesta a acompañarlos en su soledad, en sus tribulaciones, pero también en sus aspiraciones y ambiciones.
Los rodeo con un abrazo fraternal; somos de la misma estirpe, compartimos la misma savia, la misma pasión. ¡Adelante!


Philip Potdevin, 22 de junio de 2016

Comentarios

Entradas populares de este blog

Epitafio, el célebre poema de Yannis Ritsos, versión completa en español

Ritsos (1909-1990) es un poeta comprometido con el ser humano, atemporal y eterno. Está del lado de los que sufren, de los vencidos, los oprimidos, los ignorados. Entre su vastísima obra, de más de sesenta volúmenes, se erigen, como faros, poemas como el famoso Epitafio de 1936, Romiosini (Grecidad), y un conjunto de soliloquios dramáticos entre los cuales se cuentan Ismenia, Ayax, Crisótemis, Casa Muerta y Sonata de Claro de Luna . Epitafio , del griego Ἐ πιτάφιος que significa “lamento en la tumba”, es un himno a la vida, al amor materno y a la vez, es un himno a la rebeldía. Ritsos lo escribió en Tesalónica, poco después de una manifestación estudiantil contra el gobierno derechista de Metaxás, en la que asesinaron a varios estudiantes. Un fotógrafo, captó para la posteridad la desgarradora imagen de una madre, hincada al lado del cadáver de su hijo, llorando su desgracia. Ritsos al ver la foto, se encerró a escribir y a los pocos días produj

Entre la Transgresión y la Elevación

  En este breve ciclo leeremos cuatro maravillosas novelas que exploran diferente facetas del sentimiento más íntimamente humano. 🟠 20 de mayo: Historia del ojo de Georges Bataille 🟠 27 de mayo: La casa de las bellas durmientes de Yasunari Kawabata 🟠 3 de junio: Muerte en Venecia de Thomas Mann 🟠 10 de junio: Las edades de Lulú de Almudena Grandes El erotismo no requiere definiciones: se palpa, se intuye, se vive. La literatura siempre ha encontrado un lugar para desarrollar la condición erótica del ser humano. Bien sea desde un perspectiva de enfrentarse a la prohibición con el consecuente deseo de transgredir esa norma o como el experimentar la posibilidad de una elevación hacia lo inefable, lo inalcanzable, lo trascendente. ¿🎁 Quieres participar en el próximo Ciclo de Lecturas Compartdias: "Entre la Transgresión y la Elevación: 4 Novelas Eróticas"? Preinscripción: https://mailchi.mp/50c8afc3955a/entre-la-trasgresion-y-la-elevacion #literatura #literaturaerotica #lit

Cinco relatos eróticos de cinco jóvenes autoras - Primera entrega

A continuación, el primero de cinco relatos producidos en la clase de Creación de Narrativa Erótica del programa de pregrado en Creación Narrativa en la Universidad Central, Bogotá, en mayo del 2016. Cautiva Ruth Marina Tinoco Ferreira Estudiante de quinto semestre. Hace frío y huele a tierra mojada, a café recién hecho, a madera podrida. No sé qué día es ni qué hora es, pero la luna llena se asoma por la claraboya una vez más; según los palitos en mi pared, esta es la décima segunda vez que la veo aparecer en este tiempo. Tal vez lleve aquí menos de lo que parece porque él no ha venido de nuevo a verme, y debería venir, sobre todo ahora que intento cubrirme con la cobija gris de lana gastada que me dejó tirada en el suelo junto a otras cosas que cree importantes: cepillo de dientes, crema dental, jabón, toalla, una bata de seda blanca, tacones negros altos y unos diminutos vestidos que hacen mi piel de gallina. Se baja la pequeña ventana de la esquina que est