Ir al contenido principal

Palabrero, la lucha por el río Ranchería

Tomado de la Revista Latitud, de El Heraldo, 30 de enero de 2017

Palabrero’, una lucha por el río Ranchería 

Potdevin, ficción inspirada en los derechos de los wayuu.

ÁNGEL ROYS MEJÍA 
“Así, día a día, hora a hora, fue narrando su historia, la suya y la de su gente, en especial, la lucha por defender el río Ranchería para que no fuera robado y, con ello, salvar a todo un pueblo diezmado por la enfermedad, la sed, el hambre y un tren”. F 
Desde el comienzo, el lenguaje de Palabrero, la novela de este autor colombiano ganador en el año 1994 del Premio Nacional de Novela de Colcultura, y quien otrora se desempeñó como gerente de capital humano del Cerrejón, permite entrever esa puerta giratoria invertida de un humanista que vivió por dentro la realidad de la economía extractiva impuesta por la multinacional y que hoy expresa en metáforas y en sus personajes el drama de todo un pueblo y su relación con el carbón.
Philip Potdevin narra la historia de un joven wayuu a quien se le revela en sueños la misión de defender el río Ranchería del propósito de ser desviado por parte de la empresa multinacional que explota el carbón en su territorio. El protagonista ha recibido de sus mayores el conocimiento del Sistema Normativo propio, pero también se ha formado como abogado, condición que lo habilita para librar, cual David, una batalla en contra de un Goliat depredador en lo social, lo jurídico y lo ambiental.
El autor, que en una entrevista concedida este año a la revista Arcadia señaló que «el escritor es y debe ser una conciencia de la sociedad», explora por momentos en su propuesta narrativa el ensayo histórico y social, develando la actualidad, como si escribiera en clave de ficción un reportaje sobre el interés del Cerrejón de extraer a toda costa y costo 500 millones de toneladas de mineral debajo del manto del río, principal guardián ecológico de la península guajira.
La conjugación de un lenguaje literario con el uso de metáforas, como la comparación del paso del tren con el de una serpiente prehistórica que se va tragando a todo un pueblo, le da una riqueza estética a la novela y un punto de vista crítico, ahondando además en los impactos sociales y económicos de la actividad extractiva de minerales en nuestro país.
El camino de la ficción para espantar los demonios o ‘yolujas’ que se apropiaron del alma de Potdevin mientras vivió por dentro los pormenores de la explotación del carbón, se va develando con una primera epifanía que se desprende de la muerte del tío sabio portador de la palabra conciliadora, y prende un dispositivo para el antagonismo transversal de la novela, gracias al protagonismo que cobra el abogado Edelmiro Epiayú, defensor de su etnia, quien asume con empeño el enfrentamiento al gigante multinacional para evitar que se desvíe el principal afluente tutelar de su territorio.
En Palabrero, el autor compila las inconformidades históricas de las comunidades alrededor de la mina. Apropia en la narración hechos concretos de resarcimiento de derechos como la correcta escritura de los nombres que fueron cambiados al arbitrio de funcionarios de las registradurías, pero también a los cientos de wayuu que han perdido la vida atropellados por la incansable locomotora, a la expulsión de sus propios territorios profanando incluso sus cementerios y la complicidad de un estado que constriñe sus derechos en contraste con la resistencia y lucha de estas comunidades indígenas.
A muchos guajiros, que a diferencia del autor, no hemos conocido la mina por dentro nos viene bien leer Palabrero, pues permite dimensionar el tamaño del hueco antes de que la serpiente nos devore y el río, a pesar de los esfuerzos de David, se quede en los bolsillos de Goliat.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Epitafio, el célebre poema de Yannis Ritsos, versión completa en español

Ritsos (1909-1990) es un poeta comprometido con el ser humano, atemporal y eterno. Está del lado de los que sufren, de los vencidos, los oprimidos, los ignorados. Entre su vastísima obra, de más de sesenta volúmenes, se erigen, como faros, poemas como el famoso Epitafio de 1936, Romiosini (Grecidad), y un conjunto de soliloquios dramáticos entre los cuales se cuentan Ismenia, Ayax, Crisótemis, Casa Muerta y Sonata de Claro de Luna . Epitafio , del griego Ἐ πιτάφιος que significa “lamento en la tumba”, es un himno a la vida, al amor materno y a la vez, es un himno a la rebeldía. Ritsos lo escribió en Tesalónica, poco después de una manifestación estudiantil contra el gobierno derechista de Metaxás, en la que asesinaron a varios estudiantes. Un fotógrafo, captó para la posteridad la desgarradora imagen de una madre, hincada al lado del cadáver de su hijo, llorando su desgracia. Ritsos al ver la foto, se encerró a escribir y a los pocos días produj

Entre la Transgresión y la Elevación

  En este breve ciclo leeremos cuatro maravillosas novelas que exploran diferente facetas del sentimiento más íntimamente humano. 🟠 20 de mayo: Historia del ojo de Georges Bataille 🟠 27 de mayo: La casa de las bellas durmientes de Yasunari Kawabata 🟠 3 de junio: Muerte en Venecia de Thomas Mann 🟠 10 de junio: Las edades de Lulú de Almudena Grandes El erotismo no requiere definiciones: se palpa, se intuye, se vive. La literatura siempre ha encontrado un lugar para desarrollar la condición erótica del ser humano. Bien sea desde un perspectiva de enfrentarse a la prohibición con el consecuente deseo de transgredir esa norma o como el experimentar la posibilidad de una elevación hacia lo inefable, lo inalcanzable, lo trascendente. ¿🎁 Quieres participar en el próximo Ciclo de Lecturas Compartdias: "Entre la Transgresión y la Elevación: 4 Novelas Eróticas"? Preinscripción: https://mailchi.mp/50c8afc3955a/entre-la-trasgresion-y-la-elevacion #literatura #literaturaerotica #lit

Cinco relatos eróticos de cinco jóvenes autoras - Primera entrega

A continuación, el primero de cinco relatos producidos en la clase de Creación de Narrativa Erótica del programa de pregrado en Creación Narrativa en la Universidad Central, Bogotá, en mayo del 2016. Cautiva Ruth Marina Tinoco Ferreira Estudiante de quinto semestre. Hace frío y huele a tierra mojada, a café recién hecho, a madera podrida. No sé qué día es ni qué hora es, pero la luna llena se asoma por la claraboya una vez más; según los palitos en mi pared, esta es la décima segunda vez que la veo aparecer en este tiempo. Tal vez lleve aquí menos de lo que parece porque él no ha venido de nuevo a verme, y debería venir, sobre todo ahora que intento cubrirme con la cobija gris de lana gastada que me dejó tirada en el suelo junto a otras cosas que cree importantes: cepillo de dientes, crema dental, jabón, toalla, una bata de seda blanca, tacones negros altos y unos diminutos vestidos que hacen mi piel de gallina. Se baja la pequeña ventana de la esquina que est