Ir al contenido principal

Conculcación de libertades de expresión y prensa en Colombia



Pen
Internacional/ Colombia
Bogotá, mayo de 2013
  

 El PEN Colombia de escritores –Asociación  vinculada al PEN International, que propende por la libertad de expresión y los derechos humanos--, ante los permanentes y graves hechos de conculcación de libertades de expresión y ejercicio del periodismo (impreso y radial) que ocurren en el país, llama la atención al Gobierno nacional, a la Academia, a toda la Sociedad civil, sobre la necesidad de interrogar tanto la genealogía como las causas de poder de estos fenómenos. Ello, con el propósito de superarlas y afirmar el valor universal de la vida y una sociedad de convivencia, justicia y comunicación ciudadanas.
   Entre estos hechos: 40 periodistas asesinados durante los últimos diez años (los más recientes, Guillermo Quiroz el 27 de noviembre y hace dos días el director de la emisora juvenil Radio Planeta, Alberto Lázaro del Valle); atentados (al periodista investigador de Semana, Ricardo Calderón); agresiones directas y amenazas (el año pasado hubo 150 agresiones directas y más de 80 amenazas a reporteros regionales, entre estas a Juan Manuel Escobar, a la emisora comunitaria indígena de Toribío, a comunicadores en Montería, Santa Marta, Barranquilla y Valledupar)); persecución (a Jineth Bedoya, a quien se le han violado todos sus derechos constitucionales); interceptaciones (a Hernán Peláez y al novelista Gustavo Álvarez Gardeazábal); leyes aprobadas o en trámite (las de inteligencia y de parodias radiales); intolerancia de altos funcionarios (demandas a Alfredo Molano, Salud Hernández Mora, entre otros comunicadores). Todo lo anterior, en impunidad flagrante en la mayoría de las situaciones.
   En cuanto a la genealogía –histórica y socioculturalmente--, ésta tendría que ver con el origen de la intolerancia y sus violentas manifestaciones religiosas, políticas, económicas, en nuestra sociedad colombiana desde 1886 y 1887. La exclusión simbólica y real del Otro, la negación de sus diferencias en una geografía multicultural, exigirían investigar y conocer las matrices de la inequidad y las injusticias en leyes, educación, familia, sectores económicos e instituciones oficiales y privadas. Y la consecuente crisis de valores colectivos y de civilización que vivimos todos.
   Las causas de poder generadoras de violencia, ayer y hoy, y los desarrollos sociales inequitativos e injusticias, en contextos económicos determinados por el mercado nacional e internacional, globalizados. Asimismo en relación con la instrumentalidad del poder –no solamente  las violencias proteiformes del narco, del paramilitarismo, de la guerrilla, de las mismas fuerzas de seguridad del Estado: los núcleos o estructuras secretas, ocultas o clandestinas, que buscan y consiguen que ora un escritor ora un comunicador, “denuncie una situación o ponga en evidencia un personaje o grupo”. Con un objetivo único: “acallar una voz y apagar una luz que quiere iluminar algún rincón que  alguien quiere mantener en la oscuridad” (Semana, N. 1618, pp. 28-29).
   El PEN Colombia de escritores invita a todas las fuerzas vivas del país a investigar y conocer, de una parte, tanto la génesis como las causas reales y actuales de las violencias –materiales y simbólicas— en el país, especialmente, las violencias contra escritores y comunicadores; para, de otra parte, diseñar escenarios posibles en los cuales el país sea para todos los colombianos, de igual forma para los escritores que lo narran y los periodistas que lo investigan y comunican, y construyen memoria de nación.


Carlos Vásquez – Zawadzki
Presidente
Corporación PEN Internacional/ Colombia

Comentarios

Entradas populares de este blog

Epitafio, el célebre poema de Yannis Ritsos, versión completa en español

Ritsos (1909-1990) es un poeta comprometido con el ser humano, atemporal y eterno. Está del lado de los que sufren, de los vencidos, los oprimidos, los ignorados. Entre su vastísima obra, de más de sesenta volúmenes, se erigen, como faros, poemas como el famoso Epitafio de 1936, Romiosini (Grecidad), y un conjunto de soliloquios dramáticos entre los cuales se cuentan Ismenia, Ayax, Crisótemis, Casa Muerta y Sonata de Claro de Luna . Epitafio , del griego Ἐ πιτάφιος que significa “lamento en la tumba”, es un himno a la vida, al amor materno y a la vez, es un himno a la rebeldía. Ritsos lo escribió en Tesalónica, poco después de una manifestación estudiantil contra el gobierno derechista de Metaxás, en la que asesinaron a varios estudiantes. Un fotógrafo, captó para la posteridad la desgarradora imagen de una madre, hincada al lado del cadáver de su hijo, llorando su desgracia. Ritsos al ver la foto, se encerró a escribir y a los pocos días produj

Entre la Transgresión y la Elevación

  En este breve ciclo leeremos cuatro maravillosas novelas que exploran diferente facetas del sentimiento más íntimamente humano. 🟠 20 de mayo: Historia del ojo de Georges Bataille 🟠 27 de mayo: La casa de las bellas durmientes de Yasunari Kawabata 🟠 3 de junio: Muerte en Venecia de Thomas Mann 🟠 10 de junio: Las edades de Lulú de Almudena Grandes El erotismo no requiere definiciones: se palpa, se intuye, se vive. La literatura siempre ha encontrado un lugar para desarrollar la condición erótica del ser humano. Bien sea desde un perspectiva de enfrentarse a la prohibición con el consecuente deseo de transgredir esa norma o como el experimentar la posibilidad de una elevación hacia lo inefable, lo inalcanzable, lo trascendente. ¿🎁 Quieres participar en el próximo Ciclo de Lecturas Compartdias: "Entre la Transgresión y la Elevación: 4 Novelas Eróticas"? Preinscripción: https://mailchi.mp/50c8afc3955a/entre-la-trasgresion-y-la-elevacion #literatura #literaturaerotica #lit

Cinco relatos eróticos de cinco jóvenes autoras - Primera entrega

A continuación, el primero de cinco relatos producidos en la clase de Creación de Narrativa Erótica del programa de pregrado en Creación Narrativa en la Universidad Central, Bogotá, en mayo del 2016. Cautiva Ruth Marina Tinoco Ferreira Estudiante de quinto semestre. Hace frío y huele a tierra mojada, a café recién hecho, a madera podrida. No sé qué día es ni qué hora es, pero la luna llena se asoma por la claraboya una vez más; según los palitos en mi pared, esta es la décima segunda vez que la veo aparecer en este tiempo. Tal vez lleve aquí menos de lo que parece porque él no ha venido de nuevo a verme, y debería venir, sobre todo ahora que intento cubrirme con la cobija gris de lana gastada que me dejó tirada en el suelo junto a otras cosas que cree importantes: cepillo de dientes, crema dental, jabón, toalla, una bata de seda blanca, tacones negros altos y unos diminutos vestidos que hacen mi piel de gallina. Se baja la pequeña ventana de la esquina que est