Ir al contenido principal

Acerca de 1851 de Octavio Escobar Giraldo



Tomado de Le Monde Diplomatique, 
Edición Colombia
Año XIV, No. 156, junio  2016

Luis Fernando García Nuñez

Un siglo silenciado deliberadamente, del que algunos quieren huir, porque tal vez da claves excepcionales de esta forma violenta de ser que, a veces, abochorna. La novela tiene esa posibilidad juiciosa de trasmutar la realidad, de hacerla posible, cercana, seductora. Octavio Escobar retorna al siglo XIX, precisamente durante buena parte de la mal llamada colonización antioqueña, y va tejiendo una historia un tanto reacia a los arrebatos y caprichos de sus voces, al costumbrismo, la onomatopeya y el folclor, simple y melodramáticamente dirá que Juan Escobar, Pablo Arango y Jorge Botero abandonaron la sabana de Las Trojas acompañados por la llovizna, descendieron por una empinada cuesta hasta el río Pozo, lo vadearon y se internaron en el pequeño llano que conduce a la quebrada de La Friolera. Desde allí acometieron el difícil ascenso a la naciente población de Salamina.

Así, entre los rezos de la tía Magnolia y la oposición al gobierno de José Hilario López, se va tejiendo un relato en el que se revelan hechos que aún ahora, casi doscientos años después, están vigentes, la propiedad de la tierra, la usurpación, la minería, la religión, los odios y las traiciones, y esa guerra partidista que tantos muertos ha dejado. Es, sin embargo, una historia nacional que se repite en el Cauca, en el Chocó. No está lejos de una novela histórica, pues su acción se ubica total o por lo menos predominantemente en el pasado, es decir, un pasado no experimentado directamente por el autor, como dice Seymour Menton en La nueva novela histórica de la América Latina, 1979-1992.

En tres partes se divide este relato. Un año preciso entre septiembre de 1850 y septiembre de 1851, y las remembranzas de hechos históricos, de relaciones familiares, de turbulencias ideológicas, de pobreza y afrentas que sucedieron en estos largos años de feroces guerras civiles, de rezar y pecar sin mayores contemplaciones. Es la recuperación de dolorosos y discutibles enredos, como los que se le atribuyen a Juan de Dios Aranzazu, entre otros de los personajes de carne y hueso, como el del poeta Gregorio Gutiérrez González, autor de las famosas Memorias sobre el cultivo del maíz en Antioquia. Una recuperación, además, del Quijote que nos propone, creo, una nueva lectura de esta magistral obra.   

1851 es un develamiento de una época que le tomó al autor una extensa investigación de la que habla al final, en una especie de epílogo que ha titulado Desocupado lector. Allí advierte de sus lecturas, de los libros que se citan en algún fragmento de las entregas mensuales que componen este folletín de cabo roto, el largo catálogo de autores de cuya autoridad abusé a través de la consulta, la paráfrasis y el saqueo. Así, apreciados lectores, ahí tienen una novela para deleitarse y redescubrir, en sus personajes, a quienes han cobrado cierto relieve en la transcurrir de nuestra vida republicana. No tan lejana como pareciera.

1851           

Octavio Escobar Giraldo  
Ediciones desde abajo, abril de 2016
312 páginas



Comentarios

Entradas populares de este blog

Epitafio, el célebre poema de Yannis Ritsos, versión completa en español

Ritsos (1909-1990) es un poeta comprometido con el ser humano, atemporal y eterno. Está del lado de los que sufren, de los vencidos, los oprimidos, los ignorados. Entre su vastísima obra, de más de sesenta volúmenes, se erigen, como faros, poemas como el famoso Epitafio de 1936, Romiosini (Grecidad), y un conjunto de soliloquios dramáticos entre los cuales se cuentan Ismenia, Ayax, Crisótemis, Casa Muerta y Sonata de Claro de Luna . Epitafio , del griego Ἐ πιτάφιος que significa “lamento en la tumba”, es un himno a la vida, al amor materno y a la vez, es un himno a la rebeldía. Ritsos lo escribió en Tesalónica, poco después de una manifestación estudiantil contra el gobierno derechista de Metaxás, en la que asesinaron a varios estudiantes. Un fotógrafo, captó para la posteridad la desgarradora imagen de una madre, hincada al lado del cadáver de su hijo, llorando su desgracia. Ritsos al ver la foto, se encerró a escribir y a los pocos días produj

Entre la Transgresión y la Elevación

  En este breve ciclo leeremos cuatro maravillosas novelas que exploran diferente facetas del sentimiento más íntimamente humano. 🟠 20 de mayo: Historia del ojo de Georges Bataille 🟠 27 de mayo: La casa de las bellas durmientes de Yasunari Kawabata 🟠 3 de junio: Muerte en Venecia de Thomas Mann 🟠 10 de junio: Las edades de Lulú de Almudena Grandes El erotismo no requiere definiciones: se palpa, se intuye, se vive. La literatura siempre ha encontrado un lugar para desarrollar la condición erótica del ser humano. Bien sea desde un perspectiva de enfrentarse a la prohibición con el consecuente deseo de transgredir esa norma o como el experimentar la posibilidad de una elevación hacia lo inefable, lo inalcanzable, lo trascendente. ¿🎁 Quieres participar en el próximo Ciclo de Lecturas Compartdias: "Entre la Transgresión y la Elevación: 4 Novelas Eróticas"? Preinscripción: https://mailchi.mp/50c8afc3955a/entre-la-trasgresion-y-la-elevacion #literatura #literaturaerotica #lit

Cinco relatos eróticos de cinco jóvenes autoras - Primera entrega

A continuación, el primero de cinco relatos producidos en la clase de Creación de Narrativa Erótica del programa de pregrado en Creación Narrativa en la Universidad Central, Bogotá, en mayo del 2016. Cautiva Ruth Marina Tinoco Ferreira Estudiante de quinto semestre. Hace frío y huele a tierra mojada, a café recién hecho, a madera podrida. No sé qué día es ni qué hora es, pero la luna llena se asoma por la claraboya una vez más; según los palitos en mi pared, esta es la décima segunda vez que la veo aparecer en este tiempo. Tal vez lleve aquí menos de lo que parece porque él no ha venido de nuevo a verme, y debería venir, sobre todo ahora que intento cubrirme con la cobija gris de lana gastada que me dejó tirada en el suelo junto a otras cosas que cree importantes: cepillo de dientes, crema dental, jabón, toalla, una bata de seda blanca, tacones negros altos y unos diminutos vestidos que hacen mi piel de gallina. Se baja la pequeña ventana de la esquina que est