Ir al contenido principal

La sociedad prostituta: Destinos intermedios de Octavio Escobar Giraldo



Destinos Intermedios de Octavio Escobar Giraldo, Periférica, 2010, 194 páginas.

Una sociedad atrasada, pobre y ávida de movilidad social se pliega, entre indefensa e hipnotizada, al poder avasallador y alucinante del dinero fácil. En esta colectividad nadie está a salvo: los primeros que caen bajo las redes del imperio narcotraficante son los políticos. Con igual facilidad sucumben las autoridades judiciales, militares y policiales. También se dejan contaminar por el absceso social los personajes de la farándula que gravitan como satélites en torno a las luminarias que controlan el negocio, también los periodistas y curiosamente hasta los humoristas, aquellos encargados de retratar a la sociedad en su crudeza absurda e histriónica, no logran evadir la intrincada red. La mancha inunda cada rincón de la sociedad que un día despierta y constata que está infectada desde sus entrañas y que ninguno de sus órganos está a salvo.
Destinos intermedios es el retrato brutal de una sociedad descompuesta por el narcotráfico. Escobar Giraldo, con esta novela, se erige en el mejor exponente de la novela negra colombiana. Esta obra, vertiginosa y desoladora, se convierte en la referencia obligada, junto a la reputada Rosario Tijeras de Jorge Franco, de la literatura que retrata a una Colombia azotada por el llamado flagelo del narcotráfico. Lo que hoy día vive de alguna manera México, las oleadas de secuestros, las vendettas entre bandas que luchan por el control del negocio ilícito, y la devaluación absoluta de la vida humana, Colombia lo vivió hace veinte años cuando era uno el principal abastecedor de cocaína de Norteamérica y Europa.
Dos mujeres dominan la escena de la novela. Jimena Sombras, una caduca cantante de música popular, amante y cómplice de uno de los grandes jefes mafiosos y Paula Cristina, una joven virginal, ajena a la vorágine que vive el país que se ve inmersa, de la noche a la mañana, en la más espantosa pesadilla imaginable. Jimena representa a la nueva sociedad, aquella en la que todo vale, donde el fin legitima los medios, aquella que ha perdido todo juicio moral por una actividad que la corroe hasta los tuétanos. Paula Cristina, es la otra sociedad, aquella que se niega a aceptar que el país se jodió, que prefiere vivir en la ensoñación de una sociedad idílica. De manera paradójica, ambas se necesitan, las dos terminan conviviendo el drama que cada una tiene que vivir, la primera víctima de la propia violencia que ella encarna, y la segunda, perdiendo a su mejor amiga, Erica, en el episodio absurdo que es el eje de la narración.
Es posible que Destinos Intermedios cierre un período de la literatura de su país. Ya no es necesario esperar más obras sobre la infausta época vivida en las dos últimas décadas del siglo pasado. Aquí está, en esas apretadas páginas de diálogos en stacatto, de escenas que se suceden atropelladas unas tras, de personajes que maten y mueren impávidamente,  la impudicia de una sociedad cuyo único valor es el no-valor, todo un país. Es curioso que el país se haya quedado sin la gran novela de la llamada época de la violencia en Colombia, aquella comprendida entre 1948, con la muerte del caudillo liberal Gaitán, y el comienzo de la dictadura de Rojas Pinilla en el 53. La novela corta Cóndores no entierran todos los días, de Álvarez Gardeazábal, sigue siendo la mejor representación de ese período, y aún así se queda corta para retratar una época descarnada y desquiciada.
Escobar Giraldo, se confirma día tras día, en el secreto mejor guardado de la literatura colombiana. Alejado de las grandes editoriales que se empeñan en desconocer su estatura literaria para promove el otro tipo de literatura y de públicos nutridos tan sólo por las maquinarias del marketing de aquellas, este escritor, que de su profesión original de médico no queda sino un gusto peculiar por narrar con precisión lo concerniente a la medicina, tiene la virtud del gran narrador: retratar, con un lente objetivo la sociedad que lo circunda.
Hace poco, la editorial Periférica publica en España la quinta y más reciente novela de Escobar Giraldo, después de haber rescatado otra pequeña joya de la novela negra, la temprana (1991) Saide (recientemente traducida al alemán y al italiano) y así demuestra su gran olfato para surcar el amplio espectro literario latinoamericano y escoger para su sello obras de gran fuerza y singular aliento. Por ello no es improbable que pronto llegue al público español el resto de la obra novelística y cuentista de este invaluable escritor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Epitafio, el célebre poema de Yannis Ritsos, versión completa en español

Ritsos (1909-1990) es un poeta comprometido con el ser humano, atemporal y eterno. Está del lado de los que sufren, de los vencidos, los oprimidos, los ignorados. Entre su vastísima obra, de más de sesenta volúmenes, se erigen, como faros, poemas como el famoso Epitafio de 1936, Romiosini (Grecidad), y un conjunto de soliloquios dramáticos entre los cuales se cuentan Ismenia, Ayax, Crisótemis, Casa Muerta y Sonata de Claro de Luna . Epitafio , del griego Ἐ πιτάφιος que significa “lamento en la tumba”, es un himno a la vida, al amor materno y a la vez, es un himno a la rebeldía. Ritsos lo escribió en Tesalónica, poco después de una manifestación estudiantil contra el gobierno derechista de Metaxás, en la que asesinaron a varios estudiantes. Un fotógrafo, captó para la posteridad la desgarradora imagen de una madre, hincada al lado del cadáver de su hijo, llorando su desgracia. Ritsos al ver la foto, se encerró a escribir y a los pocos días produj

Entre la Transgresión y la Elevación

  En este breve ciclo leeremos cuatro maravillosas novelas que exploran diferente facetas del sentimiento más íntimamente humano. 🟠 20 de mayo: Historia del ojo de Georges Bataille 🟠 27 de mayo: La casa de las bellas durmientes de Yasunari Kawabata 🟠 3 de junio: Muerte en Venecia de Thomas Mann 🟠 10 de junio: Las edades de Lulú de Almudena Grandes El erotismo no requiere definiciones: se palpa, se intuye, se vive. La literatura siempre ha encontrado un lugar para desarrollar la condición erótica del ser humano. Bien sea desde un perspectiva de enfrentarse a la prohibición con el consecuente deseo de transgredir esa norma o como el experimentar la posibilidad de una elevación hacia lo inefable, lo inalcanzable, lo trascendente. ¿🎁 Quieres participar en el próximo Ciclo de Lecturas Compartdias: "Entre la Transgresión y la Elevación: 4 Novelas Eróticas"? Preinscripción: https://mailchi.mp/50c8afc3955a/entre-la-trasgresion-y-la-elevacion #literatura #literaturaerotica #lit

Cinco relatos eróticos de cinco jóvenes autoras - Primera entrega

A continuación, el primero de cinco relatos producidos en la clase de Creación de Narrativa Erótica del programa de pregrado en Creación Narrativa en la Universidad Central, Bogotá, en mayo del 2016. Cautiva Ruth Marina Tinoco Ferreira Estudiante de quinto semestre. Hace frío y huele a tierra mojada, a café recién hecho, a madera podrida. No sé qué día es ni qué hora es, pero la luna llena se asoma por la claraboya una vez más; según los palitos en mi pared, esta es la décima segunda vez que la veo aparecer en este tiempo. Tal vez lleve aquí menos de lo que parece porque él no ha venido de nuevo a verme, y debería venir, sobre todo ahora que intento cubrirme con la cobija gris de lana gastada que me dejó tirada en el suelo junto a otras cosas que cree importantes: cepillo de dientes, crema dental, jabón, toalla, una bata de seda blanca, tacones negros altos y unos diminutos vestidos que hacen mi piel de gallina. Se baja la pequeña ventana de la esquina que est